Quiropraxia

quiropraxiaLas manipulaciones quiroprácticas han sido utilizadas desde tiempos remotos de manera popular por curanderos y pastores. Actualmente, en manos de profesionales, constituye un método terapéutico capaz de producir acciones beneficiosas para el organismo con más conocimiento de sus métodos que anteriormente.

Hay manipulaciones manuales o manipulaciones terapéuticas de diferentes variedades y con resultados diferentes: las aplicaciones simples de la mano, fricciones, presiones, percusiones y vibraciones, corresponden a las maniobras del masaje. Los movimientos articulares comunicados o artificiales, o movilizaciones pasivas, corresponden a la Quiropràxia.

La manipulación articular es la breve pulsión seca y rápida, pero suave y precisa, de amplitud débil, efectuada en una dirección privilegiada a partir de una posición inicial de tensión articular. En resumen, es una movilización pasiva forzada instantánea.

La Quiropràxia está relacionada con el establecimiento y el mantenimiento de la integridad morfológica normal del cuerpo. Para hacerlo utiliza las técnicas de manipulación articular, como son la normalización de la movilidad, la normalización de la posición y el tratamiento de la tensión anormal de los músculos.

El realineamiento de las vértebras suprime la información que los nervios aportan sobre los músculos, y que genera tensión en forma de espasmos y contracciones musculares, que nosotros percibimos como dolor.

La experiencia nos permite afirmar que las manipulaciones ortopédicas de la columna vertebral constituyen un método terapéutico eficaz si son utilizadas adecuadamente en algunas afecciones vertebrales o articulares de naturaleza mecánica, también llamados desarreglos intervertebrales menores.

La quiropráxia es, sin duda, una de las mejores técnicas para la tortícolis, cefaleas tensionales de origen muscular, cervicálgias, omálgias, dorsálgias e, incluso, las temidas y conocidas lumbálgias y ciáticas que tanto atormentan a muchas persones.