Homeopatía

homeopatiaLa homeopatía es una ciencia medica que basa su curación en la ley de similitud: similar cura a similar. El remedio mas adecuado para curar una enfermedad es aquella sustancia que, administrada a personas sanas, produce los mismos síntomas que los que presenta el paciente al cual se pretende curar.

Otras leyes homeopáticas nos indican como cabe administrar el medicamento: un medicamento administrado en dosis infinitesimalmente pequeñas es capaz de curar la enfermedad que genera el mismo producto administrado en dosis altas. Por ejemplo, los síntomas producidos por el veneno de una serpiente pueden ser curados si se administra el mismo veneno diluido y dinamizado en dosis infinitesimalmente pequeñas y potenciadas de acuerdo con las normas de la farmacopea homeopática. A la sustancia medicinal cabe someterla a un proceso progresivo de diluciones y sucuciones que la hacen más inocua y a la vez más potente para ser utilizada como remedio homeopático.

Existen diferentes sistemas de elaboración de los fármacos homeopáticos: la escala centesimal, la decimal y la cincuentamilesimal, entre otras. Y cada una con sus características: unos más aptos para enfermedades físicas agudas, otros para problemas más crónicos.

Para la homeopatía no es tan importante el diagnostico de una enfermedad como la atenta observación de todos los síntomas del enfermo, entendido como una totalidad, ya que la enfermedad solo aparece como fruto del desequilibrio en la energía vital del individuo.

La homeopatía presta mucha atención a los síntomas mentales, ya que acostumbran a ser los que más influencia tienen sobre el cuerpo físico, y también a los síntomas generales como el frío, el calor, el sudor, el sueño, los deseos y aversiones alimentarias, etc. A veces las personas sufrimos síntomas característicos, normalmente en forma de sensaciones, que son muy valiosas para prescribir correctamente y que no tienen ningún valor para la medicina alopática (la medicina convencional).

En definitiva, por medio del estudio intenso de todos los síntomas del paciente, el homeópata se genera una imagen global de la situación de la persona y le administra el medicamento que más se asemeja a su imagen, lo cual permite mejorar la energía vital de la persona y, como consecuencia, restablecer su salud.

La homeopatía es una ciencia que se basa en el reconocimiento de la capacidad innata del organismo para mantenerse en equilibrio, gracias a la fuerza vital que regula nuestras funciones y reacciona de manera automática delante de las agresiones externas con el objetivo de devolvernos la salud. La fuerza vital la poseemos todos los seres vivos y representa la capacidad curativa de la propia naturaleza.

La homeopatía actúa a favor del cuerpo, y no en contra de los síntomas.

Esta ciencia médica es efectiva en la mayoría de enfermedades físicas y psíquicas, y tiene la ventaja, frente a la medicina alopática, de estar ausente y libre de cualquier efecto secundario. Es muy adecuada para niños, adultos o ancianos, muy útil para enfermedades crónicas y agudas que no han obtenido resultados con otras terapias, para prevenir recaídas y para todos los problemas de piel, alergias, etc.

Todos los medicamentos homeopáticos han sido –previamente a su utilización– experimentados con seres humanos sanos, y se han recopilado concienzudamente los síntomas, los cuales son los que nos ayudan a prescribir.

En homeopatía se utilizan mas de tres mil medicamentos provenientes del mundo vegetal, animal, mineral y humano, aunque los más comunes son muchos menos y afortunadamente hoy los podemos encontrar en cualquier farmacia.

Y ahora una pregunta frecuente: ¿Homeopatía unicista o bien pluralista? ¿Tomar un solo medicamento o combinarlo con otros a la vez?

Prueba de escuchar dos músicas a la vez y tendrás la respuesta. O si no observa como te sientes cuando te hablan dos personas al mismo tiempo. Hay que individualizar.